COMPARTIR
  • Linkedin
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

Tendencias de la medicina diagnóstica y la radiología

Por Walmoli Gerber Jr (Físico Médico y Dir. Ejecutivo de la BrasilRad) em 3 de abril de 2018

En el artículo “El ramo de la medicina diagnóstica en Brasil”, de Leandro Martins, la medicina diagnóstica es definida como una serie específica de habilidades médicas dedicadas a los exámenes que complementan y dan apoyo al diagnóstico. Lo que engloba desde actividades en el laboratorio, hasta imágenes y otros que tengan como finalidad el diagnóstico. En la década de 90, hubo factores que hicieron que el sector prestara atención a novedades del mercado y a la propia reglamentación. Entre las causas se puede citar el aumento del consumo en general, el surgimiento de nuevos modelos de negocios y el aumento de inversiones en servicios.

 

Antes de abordar esas tendencias y cómo será el futuro, es interesante analizar un poco de la historia de la medicina diagnóstica. De esta forma, se logran identificar estándares de desarrollo o de momentos que proporcionaron innovaciones en el segmento. En el artículo de Martins, se habla de cómo la medicina dio los primeros pasos, en el final del siglo XIX. El propulsor fue el crecimiento de disciplinas correlacionadas, como química y fisiología, además de la adquisición del microscopio.

 

En Brasil, en 1892, tuvimos el hito del diagnóstico de la peste bubónica, en salud pública en el Puerto de Santos, São Paulo. La revolución de la medicina diagnóstica se da con la gran ayuda de los análisis de laboratorio que, en conjunto con los exámenes de imagen, cambiaron conceptos e hicieron evolucionar tecnologías. A partir de eso, ocurrió el descubrimiento de los rayos X, ultrasonografía, ultrasonido, tomografía y se ampliaron los campos de la medicina en el perfeccionamiento de los diagnósticos.

 

Desde el siglo pasado, la radiología ha pasado por varias innovaciones y perfeccionamientos. Los equipos se volvieron más sofisticados, con más calidad de imagen, y, proporcionalmente, más precisión en el diagnóstico. En la década del 50, en Brasil, se realizaron cerca de 60 modalidades de exámenes de medicina diagnóstica. De 1960 en adelante, la evolución fue grande, comenzando con los orígenes de la automación. En los 70,  la cantidad de modalidades creció para 500. Dando un salto en 2006, cuando creció para dos mil tipos.

 

¿Qué podemos aprender con la historia sobre las tendencias de medicina diagnóstica y la radiología? La búsqueda por el conocimiento y las modalidades de servicios tienden a crecer cada vez más. La innovación no para y es necesario estar atento, pues una tendencia de hoy puede significar más de mil adeptos en un futuro muy próximo. Los profesionales de salud están incorporando la tecnología, cada vez más.  El objetivo es lo que motiva el crecimiento de la salud, mientras tanto, es el mismo: más precisión y seguridad para el paciente.

 

Del pasado para el futuro: tendencias para medicina diagnóstica y radiología

 

El foco en el paciente, como dijimos, más que una tendencia es una obligación. No obstante, ¿cómo funciona en realidad? Pensando en individualidades, dificultades y oportunidades. En el caso de pacientes obesos, por ejemplo, las máquinas de resonancia y tomografía no acomodaban a todos los pacientes. Era incomodo o imposible realizar los procedimientos. Hoy, el estándar de tecnología de los fabricantes se transformó: equipos con apertura mayor y robustez con relación al peso.

La relación con softwares es inevitable y completamente sin retorno. Lo que es muy positivo para la medicina diagnóstica. Con nuevos sistemas es posible realizar exámenes específicos. Con eso, el procesamiento de imágenes progresa en la misma escala. La tendencia es que la automación se vuelva más y más completa en varias modalidades de la medicina diagnóstica y en radiología, tal como en otras especialidades. Para eso, los softwares necesitan evolucionar al punto de hacer un análisis mucho más eficiente.

 

La medicina diagnóstica y la radiología se basan en el conocimiento de estándares. Cuando se piensa en machine learning y big data, se va al encuentro de conceptos similares. El aprendizaje de las máquinas con la retención de datos se convierte en información y al final en inteligencia. Los estándares serán reconocidos más fácilmente y, consecuentemente, con más agilidad.

 

La centralización de los servicios es tendencia en determinados trabajos, como la operación remota de equipos y el informe remoto. Actualmente, es posible tener un local en una ciudad con más de 60 resonancias de todo Brasil, por ejemplo. No hay más muros geográficos. Es en esta cuestión que surge un insight para la actualización del conocimiento: es necesario tener cualificación para acompañar los factores tecnológicos.

 

Estudiar la tecnología antes de que sea implementada. Lo que muchas veces pasa, es que la capacitación se obtiene cuando el sistema ya está funcionando, o lo que es más grave, no hay actualización de ninguna clase. La cualificación de equipos remotos, cada vez más especializados está en la cima de  las sugerencias para el área de salud. Las materias que deben ser actualizadas y estudiadas van desde el procesamiento de imágenes hasta anatomía, pues están cada vez más entrelazadas al uso de softwares.

 

Las tecnologías que están surgiendo en otras áreas y los experimentos en salud, aunque sean en otros países, no deben ser ignorados. Como hay una gran relación con el desarrollo de los softwares, es fundamental saber sobre Big Data, capaz de dar apoyo para sistemas de cirugía más precisos a partir de la calidad de las imágenes. Lo mismo puede decirse de la impresión 3D. Aunque no esté tan difundida en Brasil, es una tecnología que está innovando y avanzando en descubrimientos y eficiencia en la medicina diagnóstica y la radiología.

 

Basta imaginar una Impresión 3D en radiología. Teniendo las imágenes reconstruidas en 3D, el médico cirujano podrá consultarlas y estudiarlas más detalladamente antes del procedimiento. Las prótesis personalizadas en 3D son una consecuencia de la evolución de una imagen obtenida por medio de una resonancia, tomografía, etc.

 

Por otro lado, el paciente también cambió de comportamiento. Con la comunicación y las informaciones más disponibles virtualmente, el paciente logra informarse sobre los procesos de los exámenes y cómo se hacen. Por eso, hay una creciente preocupación con la dosis de radiación recibida en cada examen. En Europa, es obligatorio informar la dosis recibida. Es una tendencia que se convertirá en una práctica en Brasil.

 

En esto, los equipos ya están y se volverán más sofisticados sobre el uso de radiación. Existe también una estandarización necesaria del Historial Electrónico del Paciente (PEP), pues los equipos deben estar preparados para incluir la dosis recibida por el paciente en el PEP. El paciente está más informado, quiere saber sobre los equipos de protección individual (EPI), cantidad de radiación de cada examen, etc. Lo que hará repensar la calidad de los exámenes solicitados. Lo que refleja tanto en la salud como en la economía.

 

En la relación con el paciente y dentro del cambio de comportamiento, la humanización ocupa un lugar especial. No solo en la relación médico y paciente, pero de la misma forma, en la preocupación con la preparación del ambiente. Para dejar atrás una imagen fría de los hospitales y clínicas, y hacer que la persona se sienta más confortable. Exámenes como la resonancia magnética que son de larga duración, necesitan ambientación del local haciéndolo receptivo.

 

Un punto de atención que debe surgir en algún momento en Brasil es la reglamentación de las unidades móviles de radiología. Son medios necesarios y que traen muchos beneficios. Por eso, necesitan una reglamentación que garantice buenas prácticas y mantenimiento. De esa manera, podrán continuar ofreciendo acceso para la población.

 

Los equipos móviles son importantes aún en los hospitales, porque pueden circular dentro de los sectores para realizar una imagen. Con las tecnologías móviles, es posible construir las salas híbridas, donde varias tecnologías de imagen logran trabajar juntas. El paciente no necesitará salir de la sala para utilizar otro equipo.

 

La automación será una fuerza inconmensurable en el futuro. Una apuesta son los informes automatizados, con el diagnóstico hecho por la máquina y el informe de la patología entregado ya listo. Por fin, se espera que las tendencias se dirijan rumbo a la eliminación de la radiación ionizante. Sería considerado lo más avanzado y puede estar muy cerca, en un futuro próximo.

 

Las tendencias serán disruptivas y causarán un impacto gigantesco en las instituciones de salud. Teniendo como punto de referencia las tendencias de la medicina diagnóstica y la radiología, es tiempo de pensar en una posible remodelación del negocio.

 

¿Cuál es su opinión sobre las  tendencias de la medicina diagnóstica y la radiología? ¿Cuán cerca o lejos cada una de ellas está de nosotros? Deje su opinión en nuestros comentarios.

 

 

COMPARTIR
  • Linkedin
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

Comentários

Vea también

Acompañe las novedades sobre nuestros productos y nuevas alianzas

El futuro de los informes puede no estar en la sala de informes

El futuro de los informes puede no estar en la sala de informes

En el comienzo de la revolución industrial, la fuerza de las aguas garantizaba el suministro de energía para la maquinaria. Toda fábrica necesitaba estar cerca de un río que hacía girar molinos para obtener esa energía. La transformación del vapor […]

Acompañe Pixeon. Leer más noticias